elonconce@gmail.com

jueves, 28 de abril de 2011

EN CONCEPCION ¿QUIEN ES CARIÑOSO CONTIGO?

UN HOMBRE EN MEDIO DEL CAOS. YO definiria El estrés como el cansancio en aumento de las personas, o quizás es la jaqueca, el agobio, un cansancio convertido en demencia, un agotamiento y hasta aburrimiento por cumplir normas.

Aumenta el estrés en Concepción, ¿entendemos en realidad a la persona?

(Escrito por EL REGGAETONERO CULTO, crítico, “chorizo” y” poncio” al mismo tiempo)

Estimado curioso de la internet, este no es un artículo científico, es solo literatura más, si lo que buscas es un dato científico te pido que busques en otro lado, pero si quieres hechas a volar tu imaginación a costas de un escritor chileno y corriente, ¡pues adelante!

Hace pocos días Chilevision Noticias mostro una escena de un taxista estresado sacándose “la ñoña” con un automovilista común y corriente en un concurrido sector de Providencia, comuna céntrica del Gran Santiago. Santiago es una comuna que va para los 7.000.000 habitantes y es la urbe más grande de Chile, es la capital, una consecuencia grave del centralismo, todo gira en torno a Santiago, su aumento de población se debe a que por décadas muchos provincianos emigraron, y con el paso de los años surgen sus descendencias. Cuidado que cuando Santiago colapse por completo Concepción podría ser la nueva capital de Chile a partir del 2050, aunque siendo apenas la segunda o tercera ciudad de Chile también ve presencia de estrés en sus habitantes, una ciudad con 900.000 habitantes pasa a cultivar estrés en sus personas.


El estrés es el cansancio en aumento de las personas, o quizás es la jaqueca, el agobio, un cansancio convertido en demencia, un agotamiento y hasta aburrimiento por cumplir normas. No es que en nuestro trabajo o en la universidad nuestros jefes sean así de enérgicas o dictatoriales con la persona, es a veces nuestro mismo entorno el obstáculo, con la finalidad de poder cumplir con las responsabilidades la persona debe abstenerse de ciertas cosas hasta quedar totalmente solitario, pero la soledad quizás empeora las cosas, el estrés es provocado fuera de nuestra casa pero no necesariamente por nuestros jefes, quienes hacen el intento de empatizar con la persona, el estrés es provocado por los pares del trabajador, ya sea por los choferes de micro o por algunas personas indefensas de forma inconsciente, lo que comúnmente llamamos persecución.


Eres una persona común y corriente, pero en más de una oportunidad te auto imaginaste como una estrella de reggaetón o un rockstar mas, quizás por la frustración de que ninguna de las vecinas de tu edad te hable o te salude cuando esperas la micro en el paradero (o cuando vas caminando a otro barrio desde tu casa) o porque te encuentras con gente apática escuchas un par de temas de reggaetón por YouTube y te imaginas tú, quien sabe creas en tu mente un Parque Ecuador con un enorme escenario donde tú eres el Daddy Yankee, no sería malo puesto que en Concepción jamás se ha hecho un evento gratuito de reggaetón, traen puras bandas de rock no más. Tanto estrés o tanta frustración colectiva genera entendibles grados de auto referencia y narcisismo, y tu casa es un paraíso dentro de todo el Gran Concepción, si tu naciste en Valparaíso imagina que tu casa es una embajada del primer puerto de Chile en tu barrio, donde las leyes penquistas no influyen en tu casa, donde la mala onda o el carácter parco de los penquistas no entran a tu casa, porque tú y tu familia son buena onda allí, por último en tu casa te puedes desnudar y eso es buena terapia para enfrentar psicológicamente toda mala onda, mala cara o indiferencia del resto. Ese egocentrismo televisivo y mediático es una estrategia para no amargar por completo tu vida, quizás tu no quieras ser como el resto de los penquistas, gente callada y que nunca te dice “de nada” cuando das las gracias, ¿acaso echas de menos el pueblo chico, el campo o Penco?, eres tan bueno que no quisieras dejar de contagiar tu alegría, pero solo tú y tu familia se da cuenta de tus tiernas e inocentes intenciones.


Pero no es bueno generalizar, cada gran ciudad se divide de diferentes idiosincrasias(el Gran Concepción de 900.000 Habitantes tiene una ciudad cultural y universitaria que es Concepción –obvio-, másun puerto parecido a San Antonio que es Talcahuano, una comuna de narcotraficantes como La Pintana o San Joaquín que es Hualpén, una comuna con microclima local como Lo Barnechea, Rancagua o Chillan que es Chiguayante, barrios modestos, populares o comunistas –tipo Pedro de Aguirre Cerda- en la comuna de Concepción como Barrio Norte, una comuna “pelolays” -aunque con residencia de antiguos exiliados políticos o varios políticos de la concertación influyentes en la zona- como Providencia o Las Condes por tener los barrios más acomodados como San Pedro de la Paz, una comuna tipo pueblo Sucupira o Zapallar dado su tranquilidad como Penco, un San Antonio en miniatura como Lirquén y un pueblito rural de parajes rurales a pocos kilómetros del centro de Concepción tipo Pirque, Paine o San José de Maipo como Hualqui).

Las frustraciones se generan en todos aquellos sectores burgueses, fascistas, de descendientes de latifundistas, de profesionales, o aquellos barrios modestos con viejos camioneros y maleantes con poder o dinero (siempre dije que Chillancito es diferente a los otros barrios de la intercomuna, como Boca Sur o Lorenzo Arenas –barrios que para mí son más empáticas por su entorno socialista-allendista-, donde si eres bicho raro o una especie de inmigrante peruano te hacen pitidos con el auto, te silban demasiado para joderte la pileta y te insultan por detrás (o sin darte la cara), eso agrava o empeora el mínimo estrés con que llegas del trabajo o la universidad a tu casa, ni hablar cuando te enfrentas con el chofer de micro, igual de estresado que tu pero su poca educación le impide tener empatía con el estudiante o con el obrero agotado.


Es re fácil que el resto (no tan sensible o provinciano como tu) te diga o te pida como si fuera fácil para todos que debas sociabilizarte con la gente, que debes visitar a tus parientes o que debes buscarte una mina, tirarte “unos polvos” con una mujer estupenda, no sé, pero cuando vienes de una comuna más chica crees que los parientes van a estar al antojo tuyo cuando quieras, tus parientes también se estresan pero como tú también te estresas quieres visitar a tus tíos, ojo que nunca harás de amigos en los primeros meses, y como no sientes empatía por ellos siempre te salen diciendo “No podemos atenderte, estamos ocupados”, ¿penca verdad?, en Concepción la gente nunca va a ser como la gente de Penco por mucho que quieras cambiar el mundo, la gente no siempre estará dispuesta a curarte de la depresión latente, preocúpatetú también por ellos y cada año que pasa la gente es peor, es mucho más egoísta, es normal que en facebook tengas como 900 amigos, amigos que no son porque de partida ninguno te llama por teléfono a tu casa para invitarte a tomar chela, la amistad no es el simple kicleo hipócrita del facebook, como recordar la primavera del 2005 cuando un compañero del liceo me pedía ayuda para dar una prueba de Historia, pero eso era en Penco donde era más que normal que las mamas del compañero te invitaran a tomar once, ¿será porque es una familia evangélica, o porque es un pueblo chico y marginado por los mismos medios de comunicación?, Penco es un pueblito tan especial, créanme que no es una exageración ni metáfora alguna. Cosas pencas como que vas a casas de familiares y antes de despedirte (después de una tarde de visita) les pides si algún día te llaman a tu casa para avisarte de que van saliendo a Lenga, y que te piden que los acompañes en sus vehículo; o que cada vez las familias se forman en círculos cerrados, en verdaderas sectas, onda la Familia Cárcamo es como una masonería, es cierto que son tus tíos no más y no tus padres, ¿y qué pasa cuando eres hijo único o vivas con tu abuela, a quien le hace mal salir para su salud senil? ¿Qué pasa cuando los compañeros de tu curso en la universidad no les nazca invitarte a carretear en tus primeros años en Concepción?, los Cárcamo hacen sus buenas fiestas, bailan sus buenas cumbias y se comen sus buenos asados…sin ti.

Los parientes te prometen invitarte para comer sus asados en fiestas patrias o tomarte tus buenas chelas haciéndote el lindo con una prima, mientras la música de fondo en el living de la casa de tus tíos es un buen reggaetón, que te prometan llevarte de paseo a Viña del Mar, Bariloche, Pucón, Santiago o Mendoza, y mientras pase el tiempo se terminan arrancando aunque te hagan creer de que te quieren caleta y todo (incluso nunca están los fines de semana porque se las pasan en el campo, para allá por el lado rural de Santa Juana, ay ¿la vida no?) , ahora la idea tampoco es tener rencor con los parientes de mi difunto padre (mi madre es igual de solitaria que yo, casi ni tiene parientes aquí en la región) pero yo conozco Santiago (La Dehesa, Quinta Normal, La Florida, Mall Plaza Vespucio, Mall Florida Center, Providencia y hasta los estudios de la Radio 40 Principales FM por la parte de adentro), Valparaíso, Viña del Mar, Rancagua y Chillan, contento y todo. He recorrido lugares bacanes, he ido solo y “por el día” a todas estas ciudades gracias a la buena onda de mis parientes, gracias a ellos por nada, las cosas como son. Y así es como tener amigos, tomarte una chela o meter la talla con tus vecinos (cosa que nunca pasa), tener sexo con alguna de tus compañeras de universidad o simplemente pololear refuerzan de buena gana tu autoestima y enfrentar de mejor manera el estrés.

Si nunca terminaste la básica y la media en Concepción (porque terminaste el colegio en Penco, un pueblo semirural y bastante familiar) debes enfrentarte en este ciudad individualista y con habitantes de rasgos ingleses-españoles (por su piel blanca y tono parco) a tres cosas, tu carrera, la falta de buenos amigos (y es que en la U todavía abundan más los rockerofilos (rockeros) que los reggaetoneros o cumbiancheros como los de Penco) y el piteo de los transeúntes fuera de tu casa, más la jodida de pita por parte de los conductores flaites que transitan con su auto enchulado por Camilo Henríquez o la poca empatía de los choferes de micro, pero igual es bueno ponerse en su lugar y no ser tan egoístas, ¿les tinca?, para variar como eres una persona nerviosa y tus desequilibrios motrices son un tanto evidentes (y no porque tú lo quieras hacer a propósito) las compañeras del estrato bajo y que son, dicho en buen chileno, “bien tiradas de raja”, gayas creídas que se las dan de pelolays se ríen de ti a escondidas, es obvio que te gustaría que en vez de reírse de ti se te acerquen y te digan “Hola Guachito, ¿nos invitay a la disco?, pásalo bien con nosotras gayo”, eso de las risas de discriminación también generan estrés, y volvemos al egocentrismo entendible dado a las cotidianas injusticias entre pares, para no seguir escuchando ciertas imbecilidades te vuelves a creer Pablo Schilling, donde caminas por el pasillo y tus compañeras de curso te ven la espalda o “la pompis”.


Cuando no lograr derrotar el estrés en medio del combate puedes sentir sensaciones de que te piensas suicidar, la idea es no pensar en eso, pero con esto de que se viene el Apocalipsis (porque en el 2012 supuestamente se acaba el mundo) y de que la gente está cada vez más pesimista sientes que tus mejores años ya pasaron. Por eso hay que luchar por las justicias sociales y que los empresarios no sigan privatizando los bienes nacionales, es verdad que la gente se siente pasada a llevar por los grupos de poder chilenos. No sédónde lo escuche pero un filósofo (no recuerdo si fue el griego Platón o el francés Jean Jacques-Rousseau) dijo que el hombre no es bueno ni malo, que el hombre llega a pecar o pecar mas según el entorno o la circunstancia donde se cría, es la sociedad la que lo corrompe y es demasiado critico durante su etapa de crecimiento, por lo tanto los malos no nacen malos y los buenos tampoco nacen buenos, pero otra cosa además,…todo ser humano (ya adulto) tiene grado de bondad y grado de maldad, unos más que otros, cuidado que el más bello de los príncipes azules puede dentro de 10 años ser un pedófilo de menores (¿o no Benjamín Vicuña?), y que el mas psicópata en 10 años puede terminar como presidente de la republica (porque previamente y como fruto de una posible y no tan utópica reforma social para pacientes psiquiátricos reciba un indulto por algún diputado o senador “díscolo”), y es porque en 10 años el chileno “milagrosamente” llegue a ser empático con toda la gente excluida, marginada y discriminada, donde los enfermos mentales o niños Down recibirían bonos del estado y les sea común tener sexo con prostitutas, o bien con esa plata inviten a comer “a sus pololas”, sentido figurado por favor. Hasta el más malo tiene sentimientos, ¡a eso iba!.


Ahora dejemos las polémicas de lado y hablemos enserio, ¿Ok? El estrés te lo provoca la sociedad pero es porque cada individuo debe acatar normas, y desde que Dios creo el mundo. El hombre vive en ciudades grandes donde todo se colapsa, y sin embargo a los empresarios neoliberales eso les da lo mismo mientras camuflan el país de una forma cuando en realidad el país es de otra. Explotados urbanos.